//
Estas leyendo...
Entradas

La encrucijada de Rajoy

Mariano Rajoy está viviendo sus peores momentos desde que llegó a la Moncloa. No han pasado más que seis meses  desde la mayoría absoluta del pasado 20 de noviembre y ya son muchas las voces que empiezan a verle tocado, incluso dentro de su propio partido.

La causa fundamental del desgaste que está sufriendo es la crisis económica de la que él es heredero y sólo responsable en parte. Pero el español de a pie ya no piensa en de quién es la culpa sino que mira a quién eligió para que le sacara de ahí y no parece que esté cercana esta salida. Y esto se refleja en las previsiones de voto, el PP pierde 5 puntos, y el PSOE no avanza.

Esta es una primera lectura de la situación. Pero si intentamos analizar un poco más en profundidad vemos que empieza a haber un claro hartazgo en la sociedad con los políticos y en especial con el Partido Popular y el PSOE.

La ciudadanía ve cada vez con peores ojos al modelo de político profesional que lleva muchos años viviendo de la política y que no se resigna a renunciar a sus privilegios. Y en España esa imagen se identifica claramente con los dos partidos que principalmente han ejercido las labores de  gobierno.

Unido a esto, desde Europa se está presionando para que se reduzca gasto, la prima de riesgo nos asfixia, la ciudadanía cada vez está más harta de recortes y subidas de impuestos y el PSOE, con un Rubalcaba cuestionado internamente no va a poyar en nada.

Descartemos por inviable políticamente gobiernos de concentración y que en la situación actual la prima de riesgo se vaya a relajar sustancialmente. A Rajoy sólo le queda seguir reduciendo el déficit; pero esto se puede aumentando los ingresos o reduciendo los gastos.

Y en esta encrucijada está Rajoy, puede seguir con el plan A de  subir impuestos, poner peajes, cobrar más tasas  e ir reduciendo levemente el gasto. (Que vemos que no está funcionando ya que la gente gasta menos y se ingresa menos por parte del Estado)  O el plan B que es el dejar de pensar como miembro de un partido político que vive de los puestos de gobierno y atreverse de una vez a reformar  y reducir sustancialmente la estructura del Estado. (Reducir drásticamente el número de ayuntamientos, eliminar diputaciones, disminuir sustancialmente la dimensión de las autonomías,…).

Si  Rajoy decide seguir este plan B, se encontrará la oposición de su propio partido y del PSOE, pero si no lo hace a la vuelta de no mucho tiempo nos asemejaremos cada vez más a Grecia,  y la imagen y la confianza en los políticos se deteriorará drásticamente.

Dicen que un gran estadista es el que deja de pensar en su propio partido y en las próximas elecciones y actúa pensando en las próximas generaciones.

 Mariano, te encuentras en una encrucijada y la verdad es que España también lo está, espero que tengas la valentía de saber elegir.

Anuncios

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Sesión de Control en twitter

Sesión de Control en Flickr

Introduce tu email para seguirnos y recibir notificaciones por correo

Únete a otros 22 seguidores

Categorías

Archivo de entradas

A %d blogueros les gusta esto: